Artritis psoriásica

Hoy, 29 de octubre se conmemora el Día Mundial de la psoriasis. Por ello, hoy queremos hablar sobre esta enfermedad, en concreto de la artritis psoriásica.

La artritis psoriásica es una forma de artritis que afecta a algunas personas que tienen psoriasis. Para conocer mejor el contexto, primero vamos a contaros las principales características de la psoriasis.

¿Qué es la psoriasis?

En esta enfermedad el proceso de renovación celular de la piel se acelera. Normalmente este proceso es de treinta días, mientras que en el caso de las personas con psoriasis este periodo se reduce a cuatro días. Como consecuencia, las células se acumulan muy rápidamente en la piel dando lugar a las escamas características.

Es una enfermedad crónica, inflamatoria con un origen autoinmune, no contagiosa, que puede aparecer a cualquier edad.Presenta manifestaciones a nivel cutáneo en forma de erupciones elevadas (pápulas) con unos bordes definidoscubiertos por escamas de piel gruesa y plateada (placas escamosas descamativas), que normalmente están acompañadas de picor (prurito) y cursan en forma de brotes. Puede afectar a cualquier parte del cuerpo, aunque las zonas que más se ven afectadas son los codos, las rodillas, el cuero cabelludo, los brazos, la espalda y las piernas.

Más de 600.000 personas en España sufren de esta enfermedad, mientras que a nivel mundial se calcula su número en 60 millones de personas.

No se conocen exactamente las causas que provocan el mal funcionamiento del sistema inmune que da lugar a la psoriasis, aunque sí se sabe que tienen un papel importante los factores genéticos y ambientales. Entre estos últimos además, se encuentran los llamados factores desencadenantes que pueden provocar brotes en pacientes que han permanecido asintomáticos durante años. Los factores desencadenantes más comunes son:

  • El estrés.
  • Algunos fármacos. Tras su administración pueden aparecer erupciones por efectos adversos.
  • Algunas infecciones. Bacterianas o víricas.
  • La climatología. Especialmente las bajas temperaturas y la baja humedad.
  • Los traumatismos. Incluyendo los directos sobre la piel como cortes o raspaduras, y los indirectos como las quemaduras solares o las cicatrices después de alguna intervención quirúrgica.

Artritis psoriásica

Ahora que canecemos un poco más la psoriasis podemos centrarnos en los principales aspectos de la artritis psoriásica.

Se sabe que entre un 5 y un 30% de las personas con psoriasis pueden acabar desarrollando la afección, que aparecerá, de manera general, años después de la aparición de los síntomas cutáneos.Estaconsiste en una inflamación que cursa con dolor, calor localizado y rigidez en la articulación afectada. La afectación articular suele ser asimétrica, es decir, si, por ejemplo, afecta a las articulaciones de los dedos de la mano derecha, no suelen estar afectadas las articulaciones de los dedos de la mano izquierda.

Afecta fundamentalmente a:

  • Grandes articulaciones de los miembros inferiores.
  • Articulaciones de las manos y de los pies. En los dedos del pie o en los tendones pudiendo afectar al tendón de Aquiles y a la fascia plantar.
  • Columna vertebral. Provoca una inflamación entre las articulaciones de las vértebras (espondilitis) o entre la parte articulación de la columna vertebral con la cadera denominada sacroilíaca.

Hay que considerar que, en ocasiones, las personas con artritis psoriásica pueden tener afectadas zonas no articulares como los ojos o incluso el sistema cardiovascular.

De manera general la artritis psoriásica afecta más a hombres y se suele diagnosticar en edades comprendidas entre los 30 y los 50 años.

Diagnóstico y tratamiento

Diagnóstico. El médico realizará una historia clínica, exploración médica y solicitará las pruebas complementarias que considere necesarias (analíticas sangre, pruebas complementarias…).

Tratamiento. El especialista será el que determine cuál será el tratamiento más adecuado para cada paciente según sus características clínicas personales. Se basa en el tratamiento general de las lesiones de la piel que produce la psoriasis y en aquellos pacientes afectados de la de la artritis psoriásica se fundamentará también en disminuir el dolor y la inflamación articular, prevenir y retrasar el daño articular.

Hábitos de vida saludable

Recomendación. De manera general se recomienda a las personas afectadas con artritis psoriásica:

  • Realizar una dieta saludable rica en frutas, verduras y cereales integrales con restricción de grasas no saludables (saturadas).
  • Realizar un control del estrés, a través de ejercicios físicos tales como el taichí, yoga, pilates; y contar con ayuda psicoterapéutica para su manejo.
  • Evitar consumo de alcohol ya que puede interferir con el tratamiento farmacológico administrado para esta enfermedad.
  • Realizar ejercicio físico aeróbico de bajo impacto, el cual deberá alternarse con periodos de reposo en las fases de brote de la psoriasis, para evitar lesiones.

El papel de la genética en la artritis psoriásica

Sabemos que existen factores genéticos que predisponen tanto la psoriasis como la artritis psoriásica que se demuestran por el alto componente hereditario que poseen. En este sentido, el riesgo de desarrollar la enfermedad aumenta cuando hay un familiar cercano diagnosticado.

En la actualidad, gracias a trabajos de investigación de diferentes grupos a nivel nacional e internacional conocemos un poco más sobre los factores genéticos que interviene en la aparición de la psoriasis y la artritis psoriásica. Se han identificado varios genes cuyas alteraciones están relacionadas con su aparición, siendo el más estudiado los pertenecientes a la familia de genes del complejo de antígenos leucocitarios humanos o HLA, por sus siglas en inglés.

El complejo HLA ayuda al sistema inmunitario a distinguir las proteínas propias del cuerpo de los fabricados por agentes externos, como por ejemplo virus o bacterias. Parece que algunas alteraciones en genes del complejo HLA afectan al riego de desarrollar la enfermedad y condicionan su gravedad y progresión. Además del complejo HLA se han descrito otros genes con la enfermedad, aunque se cree que su contribución es menor. Algunos de estos genes son CARD14, IL12B, IL23R, TNIP1, TRAF3IP2, FBXL19 o REL.

Con los test adeneas® calculan la predisposición genética a padecer artritis psoriásica, para así poder tomar las medidas preventivas necesarias y evitar los factores de riesgo que incrementan el riesgo a desarrollarla.

Encuentra tu test adeneas® en https://adeneas.com/

Copyright ⓒ 2021 ADENEAS. Todos los derechos reservados.