Cáncer de testículo

En esta entrada os contaremos los principales aspectos del cáncer de testículo. Incluyendo sus características, síntomas, tratamiento y factores de riesgo. (Sabías qué lo puedes prevenir con 3 simples paso

Los testículos forman parte del aparato reproductor masculino. Se componen de dos órganos con forma de pequeña pelota que se encuentran dentro de un saco de piel, conocido como escroto, que cuelga debajo de la base del pene. Tienen como función la producción de hormonas masculinas, llamadas andrógenos. Y la producción de espermatozoides que son las células sexuales, o gametos, masculinos.

Cáncer de testículo.

Los testículos, como cualquier órgano del ser humano, están formados por muchos tipos de células diferentes. Por lo que conocemos de la biología de los tumores prácticamente cualquier tipo celular es susceptible de tener un crecimiento descontrolado en un momento dado. Sin embargo, en torno al 90% de los cánceres de testículo tienen su origen en un tipo celular específico. Son las conocidas como células germinales, que son aquellas encargadas de la producción de espermatozoides. Por este motivo al cáncer de testículo también se le llama tumor de células germinales o TCG. Como, de manera general, ambos términos son equivalentes, de ahora en adelante al referirnos al cáncer de testículo estaremos haciendo mención al TGC. 

<<Cómo prevenirlo>>

Los tumores de testículo se clasifican en dos grandes familias dependiendo de sus características microscópicas (tipos histológicos): 

  1. Seminomas,  células germinales inmaduras de crecimiento lento poca tendencia a la diseminación. Se presenta en varones de edad más avanzada. 
  1. No seminomas, células germinales más maduras que se propagan con más rapidez. Se  presenta en personas más jóvenes. 

El cáncer de testículo afecta a varones jóvenes. De hecho, es el tumor más frecuente en hombres entre los 15 y los 35 años. A partir de esa edad la incidencia desciende significativamente convirtiéndose en un tumor residual al bajar la incidencia al 1%. Se ha estimado que durante este año 2021 se diagnosticarán 1.329 casos nuevos de cáncer de testículo. 

Aunque se ha observado un aumento de los casos diagnosticados sostenido a lo largo de las últimas décadas, con los tratamientos actuales el cáncer de testículo tiene elevadas tasas de supervivencia. El 90% de los casos tienen curación. Y si no hay extensión del tumor la curación puede ser 100%. 

Síntomas y diagnóstico del cáncer de testículo.

La mayoría de los diagnósticos de TGC se debe a que el paciente observa un bulto indoloro o un aumento de tamaño en alguno de sus testículos. Además, existen otros síntomas asociados. Aunque estos no son son exclusivos ya que también pueden aparecen asociados a otras patologías benignas: 

  • Sensación de pesadez en el escroto
  • Cambio en la forma y/o tamaño del testículo. 
  • Dolor en la parte baja del abdomen y/o ingle. 
  • Dolor o molestias en el escroto o en el testículo. 
  • Acumulación de líquido en el escroto. 

Ante cualquiera de estos síntomas se debe consultar con un especialista. Es conveniente que realice la historia clínica. Y que valore las pruebas complementarias que considere necesarias para la confirmación del diagnóstico de TGC. Las pruebas complementarias principalmente incluyen: 

  • Analíticas de sangre. Para monitorizar parámetros específicos de este tipo de cáncer como la alfafetoproteína (AFP),  la gonadotropina coriónica humana beta (ß-hCG) o la lactatodeshidrogenasa (LDH). Estos marcadores tumorales sirven tanto para su diagnóstico como para su evolución. 
  • Ecografía del testículo.
  • TAC.

Dada la edad de aparición del cáncer de testículo, cuando se realiza su diagnóstico se recomienda la preservación de la fertilidad mediante la crioconservación: congelación de los espermatozoides y almacenamiento para su uso posterior. 

Tratamiento.

Como hemos visto, el cáncer de testículo tiene un buen pronóstico. Su tratamiento se lleva a cabo por equipos multidisciplinares en centros especializados. E incluye en primer lugar cirugía orquitectomía  (extirpación del testículo y otras estructuras adyacentes a través de una pequeña incisión en el abdomen a nivel inguinal). Una vez extirpado el testículo y dependiendo del tipo de tumor y su extensión se decide como continuar el tratamiento que puede incluir quimioterapia o radioterapia. 

 Factores de riesgo. 

Igual que con otros tumores no se conoce la causa concreta del cáncer de testículo. Aunque se han identificado algunos factores de riesgo  

  • Testículos no descendidos al escroto en la lactancia quedando alojados en el abdomen (criptorquidia). 
  • Desarrollo anómalo de los testículos
  • Origen étnico, se ha descrito un mayor riego en hombres de origen caucásico respecto del resto (de 4-5 veces más elevado). 
  • Tener  antecedentes personales de cáncer de testículo. Las personas que  lo han padecido tienen un 3-4% de probabilidad de padecer cáncer en el otro testículo. 

También supone un mayor riesgo el tener antecedentes familiares con la enfermedad. Aunque sólo un número pequeño de cánceres de testículo aparece en familias, en torno al 3%, tener un padre o hermano afectado aumenta el riesgo de desarrollarlo hasta 10 veces respecto a la población general. Las últimas investigaciones parecen apuntar que alteraciones en el gen CHECK2 serían responsables de casi la mitad de los casos de cáncer de testículo familiar. 

Sabías que con una simple muestra de saliva, puedes determinar tu disposición genética a ciertas enfermedades, y poder prevenir el desarrollo de un posible cáncer de testículo. Somos ADENEAS expertos en análisis de ADN, tu genética, la mejor prevención.

Saber más acerca de mi composición genética.

Tu salud siempre deberá ser tu prioridad.

Fuentes 

https://seom.org/info-sobre-el-cancer/testiculo?start=1
https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-testiculo.html
https://www.aecc.es/es/todo-sobre-cancer/tipos-cancer/cancer-testiculo
https://seom.org/images/Cifras_del_cancer_en_Espnaha_2021.pdf
Copyright ⓒ 2021 ADENEAS. Todos los derechos reservados.